Orgasmo femenino: “El más buscado”

Orgasmo femenino: “El más buscado”

♥ SEXUALIDAD
El orgasmo es una de las fases de la respuesta sexual en hombres y mujeres. En general puede ser definido como una serie de contracciones musculares...

El orgasmo es una de las fases de la respuesta sexual en hombres y mujeres.  

En general puede ser definido como una serie de contracciones musculares involuntarias, sobre todo en la zona pélvica, acompañado de sensaciones placenteras y una fuerte sensación de descarga de tensión.
En el orgasmo femenino estas contracciones musculares involuntarias incluyen la vagina y el útero. Adicionalmente, el cuerpo de la mujer humedece el cuello del útero como resultado del orgasmo (durante el período fértil), lo que juega un papel fundamental en la fecundación, ya que ayuda a los espermatozoides en su “viaje” hacia el óvulo.
Uno de los elementos centrales en la discusión acerca del orgasmo femenino es la duplicidad existente en torno a su compresión. Por un lado se estima que solo el 25% de las mujeres alcanza el orgasmo durante el coito, 23% disfruta ocasionalmente de esta sensación y entre aproximadamente un 10% nunca lo ha experimentado.
Por otro lado, se ha reportado que aproximadamente 14% de las mujeres son multiorgásmicas. Al parecer, mientras un grupo importante de mujeres nunca ha experimentado el orgasmo, otro grupo no menos importante disfruta de la capacidad de obtener múltiples orgasmos en sus relaciones sexuales.
Las evidencias muestran que el 75% de las mujeres no logran tener orgasmos durante el coito, mientras que el 96% de ellas logran el orgasmo con la masturbación o el sexo oral, por lo que al parecer la penetración pene-vagina, no es, definitivamente la mejor opción para las mujeres, salvo cuando desean ser fecundadas.
Estos datos sugieren que la reproducción y el disfrute del sexo son dos eventos muy separados en la respuesta sexual femenina.

¿Cómo se obtiene? 
Los orgasmos femeninos pueden ser obtenidos acariciando el clítoris o la zona aledaña a él. Para ello, debemos advertir que lo que conocemos por clítoris, es apenas la parte visible y palpable de un órgano muy complejo y extenso, que hunde sus raíces sobre la entrada del conducto vaginal, por detrás de los labios mayores y menores de la vulva. No existe el orgasmo femenino sin la intervención del clítoris. Inclusive aquellas mujeres que dicen que sólo logran el orgasmo con la penetración, se sorprenderían si supieran que lo obtienen porque el pene roza la entrada de la vagina, y choca con el hueso pubiano y las bolsas testiculares golpean la zona de la vulva.

Puede sorprender, pero los últimos 2/3 de la vagina carecen de terminaciones nerviosas. Por lo tanto, la posibilidad de incrementar la excitación hasta hacer aparecer el reflejo orgásmico, depende en gran medida del clítoris, ya que la vagina es prácticamente “indiferente” a la penetración, salvo el área inicial . Podemos llegar a la conclusión de que todos los orgasmos femeninos, directa o indirectamente, tienen intervención del clítoris.

¿En qué punto se encuentra la investigación sobre el orgasmo femenino?
Algunas líneas de investigación persiguen la hipótesis genética y han sugerido que el ADN juega un papel fundamental en la respuesta sexual femenina, llegan a cuantificar que al menos el 34% de la respuesta sexual femenina depende exclusivamente de los genes. Uno de los elementos centrales de esta discusión es que se considera el orgasmo femenino como un fenómeno totalmente independiente de la reproducción, esto se demuestra porque muchas madres nunca han experimentado el orgasmo.
Otros investigadores sostienen la hipótesis de que el orgasmo femenino tiene estrecha vinculación con la evolución de la especie y el proceso de selección natural. La idea central es que la mujer adquirió la capacidad de tener orgasmos porque éstos favorecieron su éxito reproductivo, así como que el orgasmo femenino ayudó a afianzar y mantener el vínculo de pareja.
Una interesante teoría plantea que el orgasmo surgió con el fin de mantener la descendencia, ya que luego de tener un orgasmo es necesario descansar y esto a su vez favorece la fecundación, ya que la hembra puede retener el esperma por más tiempo y facilita la llegada de los espermatozoides al óvulo.
Una hipótesis complementaria propone que el orgasmo femenino surgió para aumentar la probabilidad de que el macho alcance su propio orgasmo, ya que las contracciones vaginales ayudan a la eyaculación.
Finalmente, una línea de investigación actual proviene de la Neurociencia. Se ha documentado que cuando una mujer llega al orgasmo se encuentra una alta activación del área donde se producen las células que generan dopamina, un neurotransmisor asociado al placer. Adicionalmente en el cerebro femenino se activa la Materia Gris asociada a la relajación y en ocasiones a la agresión.
Es obvio que el camino para la comprensión de la sexualidad masculina y femenina es aún largo. Sin embargo, parecen haberse superado muchos de los obstáculos que habían retrasado este conocimiento durante siglos. Es posible que la segunda década del siglo XXI nos traiga muchas informaciones que permitan conocer mejor nuestra sexualidad y ayudar a tratar las disfunciones sexuales.

Autor: SEXMagazine
Fuente: www.rexpuestas.com

top